Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies

Parroquia de San Jaime

Monumento

La iglesia de San Jaime (Sant Jaume), es junto a la de Santa Eulalia, San Miguel y Santa Cruz, una de las cuatro parroquias más antiguas de Palma.
Recibe el nombre del santo patrón del Rei Jaime I, el Conquistador.

La iglesia es una buena muestra del gótico de nave única.

En el siglo XVII se construyó la capilla del Santísimo, cubierta con cúpula.

El portal fue rehecho en 1776 por el escultor mallorquín Miquel Tomàs que lo decoró con piezas de rocalla y un busto de Santiago Apóstol.

En el interior dos importantes vestigios del arte barroco. Los lienzos obra de Miquel Pons Cantallops de la capilla del Santo Cristo, y el retablo de San Cayetano.

Las proporciones ajustadas hacen de Sant Jaume un ámbito de gran simplicidad y belleza. Cuenta con seis tramos de bóveda con capillas laterales de planta rectangular que dan acceso a la planta presbiteral, poligonal, rematada por cuatro absidiolos de planta cuadrangular, no siempre simétricas. La fábrica no ha sufrido modificaciones posteriores, y en las claves de la bóveda se conservan las armas de los benefactores que propiciaron su construcción. En este aspecto, la iglesia es un verdadero muestrario heráldico.

La mayoría de retablos que conserva son modernos, y de los vestigios artísticos de época medieval queda un fragmento de tabla con la representación del titular en su advocación de peregrino, atribuido al pintor Francesc Comes. La torre del campanario se levanta al lado izquierdo de la fachada, y es de sección cuadrangular. Las capillas son góticas, excepto la del Sagrario, barroca del siglo XVII, contiene también el sepulcro de la familia Cotoner, donde se conservan los corazones de Rafel y de Nicolau Cotoner, grandes maestros de la orden de Malta. Entre las capillas cabe destacar la tercera de la derecha, dedicada a la Immaculada Concepción, con una imagen clasicista de 1813.